jueves, 9 de febrero de 2012

FINAL DE PARTIDA

Se terminó el tiempo, nuestro tiempo.

La luz ya se hace tenue, indicando

que hay que abandonar el campo de la batalla.


Aquí yace, tan bello, el derrotado.

Mirad su armadura, pavonada con negro silencio.

Mirad al victorioso, aun incrédulo.


Largas horas de combate,

no menos cruel por incruento,

han dejado solitario al adalid.


El tiempo, que ahora termina,

ha arrebatado con la parsimonia cruel

del que es siempre ganador,

a los reyes su corte abigarrada.


Aquí, en oscura zona de nadie,

están los callados peones, abatidos en inane sacrificio,

las torres de almenas desmanteladas,

los esquivos caballos con sus finas gualdrapas desgarradas.


Allí los alfiles orgullosos y sus ballestas inertes.

Y más allá las reinas, destronadas, sin amor sacrificadas.

Ahora descansan todos, esperando el tiempo nuevo,

mientras la luz los disuelve en témpanos de silencio.


Es rutina la batalla

y los que luchan no entienden su oscuro significado:

ni siquiera sueñan o esperan ese golpe último

que los llevará fuera del tiempo.


Pero dentro de la luz sigue implacable el tic-tac,

y la muerte va ampliando su presencia.

Porque se acaba el tiempo, nuestro tiempo.


Mientras las sombras renacen sobre el estéril campo de batalla

-nunca la roja sangre florecerá en este suelo-

sólo la presencia altiva del adalid victorioso

recuerda al extraño ballet tejido con muerte o sueño.


Bajo la luz que agoniza

el campeón exhibe ante la nada su trofeo más siniestro:

la soledad de la muerte.



2 comentarios:

Eratalia dijo...

¡Te encontré!
Aquí me tienes de seguidora.
Este final de partida debe ser el comiezo de la partida nueva. Ya que hace justo un año de su publicación: Año nuevo, poesía nueva!
Un abrazo.

joaquín galán dijo...

Profundas e interesantes tus reflexiones poéticas,Miguel. El tiempo es invencible,lo sabemos. Pero la esencia y el sentido de la vida radica precisamente en querer creer que lo venceremos luchando cada día contra él. Así somos de ingenuos o de valientes, a saber.
Me alegra haber encontrado este blog tuyo que, aunque inactivo,seguro que guarda tesoros ocultos que iré descubriendo. Te animo a reiniciarlo, aunque no soy el más indicado para decirte eso, yo también suelo abandonar a los míos por temporadas y es que todo cansa.

Un abrazo